Cambios vitales

Apego y Dependencia

Apego y Dependencia

Apego y Dependencia

El apego en los seres humanos comienza a su llegada al mundo. El bebé, por presentirse en un medio desconocido para él ,necesita que cubran totalmente sus necesidades a todos los niveles para sobrevivir y aprender a desarrollarse. Hablaremos de cuidadores y no de padre o madre en esta relación materno-filial. Por necesidad biológica, intelectual y emocional el recién nacido desarrolla apego por su cuidador para aprender a auto-acompañarse y crear vínculos sanos en la vida futura sin depender de su entorno. Serán personas interdependientes y  se sentirán libres.

El vínculo es un sentimiento que tienen un los seres humanos en su relación con personas, animales, entorno y objetos que les producen satisfacción y los acompañan de manera gratificante. Si se ha vivido un apego saludable en la infancia habremos aprendido a formar vínculos positivos en nuestra vida de adolescente y adulto, y reconocer los que no nos convienen o no nos interesan.

La dependencia emocional es la situación o estado emocional en la que una persona no puede vivir sin tener un gran soporte en su vida que la sostenga y la ayude en la cotidianidad. Son personalidades muy inseguras en uno o varios aspectos de su vida.

Este soporte lo puede encontrar en personas de su entorno, normalmente familiares próximos o amigos, en objetos o en situaciones de vida como el trabajo, deporte, hobbies, y actividades múltiples.

No hemos hablado mucho sobre la dependencia a alguien o algo por ser un tema muy extenso. Va muy ligado a los apegos de la infancia de ambivalencia, evitación y desorganización. Si estos apegos no son resueltos durante la etapa de vida de adolescente o adulto es fácil ser una persona muy dependiente. El no haber encontrado un apego seguro en la infancia hace que lo sigamos buscando para sentirnos seguros y cuidados por las nuevas relaciones y esto hace que nos acerquemos a personas , objetos o situaciones equivocados y a tomar actitudes que nos pueden llegar a destruir.

Podemos llegar a lo que hoy día se llama en psiquiatría trastorno de personalidad, que puede ser de diferentes tipos, así como a enfermedades psiquiátricas, si no somos capaces de buscar ayuda terapéutica en algún momento para poder cambiar hacia una vida normalizada.

Hoy en día parece que cada reacción nueva de los humanos sea un trastorno. Yo creo que el  trabajarse a nivel personal para saber adaptarse a nuevas situaciones, conocer nuestros límites y tener las herramientas emocionales, sociales, e intelectuales para la resolución de conflictos internos y de nuestro entorno, ayudaría a que no existieran tantos nuevos trastornos de personalidad.

La dependencia también depende mucho del Deseo, que vuelve a ser apego por alguien o algo y está muy presente en la época que vivimos. Tenemos tantas cosas a nuestro alcance que a veces perdemos de vista lo realmente importante en nuestras vidas a pesar de ser personas adultas.

La dependencia, en muchos casos, puede llevar a la persona a la adicción, por sentir que es el único modo de aliviar su malestar.

 

Tipos de apego en la infancia

Apego seguro. Es aquel en el que el niño se siente seguro y cuidado, sabe que su cuidador atiende sus necesidades. El cuidador siempre está a su lado si lo necesita. Será un niño que sabrá satisfacer sus necesidades y las de los demás y tendrá un alto nivel de seguridad en sí mismo y con su entorno.

Apego ambivalente. El niño no puede depender del cuidador ya que cuando lo necesita no siempre acude a su demanda. Muestra el apego con resistencia y mucha protesta. Suelen ser niños inseguros y desconfiados.

Apego evitativo. El niño no puede depender de su cuidador ya que éste nunca acude a su demanda, no se sienten protegidos. Pueden ser niños retraídos o agresivos en su búsqueda de seguridad, no habrán aprendido a cubrir sus necesidades. Pueden ser muy dependientes.

Apego desorganizado. Los niños se sienten confusos y desorientados, su cuidador da respuestas desorganizadas, cambiantes e inadecuadas a sus demandas, el niño puede sentirse reconfortado y temeroso lo que le lleva a una gran confusión. Tanto el niño como el adulto futuro se construirá un mundo bastante dubitativo y temeroso.

Dicho esto, no vayamos a creer que la vida futura del niño depende totalmente de la crianza que reciba, hay muchos más factores que actúan en la formación del carácter de cada persona.

 

Recomendado

Info

Info-

Mùsica-

Pelìcula- La Piel que habito

Meditacion