Cambios vitales

El Duelo Traumático

El  Duelo Traumático

El Duelo Traumático

EL DUELO TRAUMÁTICO

 

Hablamos algo más de este tipo de duelo automático, por ser el que estamos viviendo a raíz de la llegada del Covid-19.

La pandemia que invade el mundo era algo impensable. Ni siquiera la OMS, en su última reunión hizo un programa para que el mundo se preparara para afrontar un problema como éste, cuando incluso ya se conocían los primeros casos de infecciones. Cuando hablamos de guerras o desastres biológicos pensamos en películas de ciencia ficción, ahora estamos viviendo una pandemia que conocimos a través de una película que creímos también que era de ciencia ficción.

El mundo se preocupaba y se movilizaba por temas ecológicos, políticos, económicos, migración, educación, terrorismo… la gran sorpresa ha sido que el mundo se pueda desestructurar de tal manera por un virus tan agresivo, y del que no se tiene ninguna información. De la mano del Covid-19 hemos visto y sentido la fragilidad en que vivimos, y ha sido el Covid-19 quien ha provocado que vidas, economía, creencias y valores humanos se nos desmonten totalmente. Parece que en lo único que hemos salido ganadores, por ahora, ha estado en el equilibrio ambiental. Dudo que fuera  ésta la ganancia que más interesaba a escala mundial.

Nos encontramos en un estado de pérdida mundial, seres queridos, lugares de trabajo y pérdida y cambio de valores.

Esta pérdida ha llegado de la mano de la sorpresa y de algo que nunca habíamos imaginado, nos hemos encontrado sin ningún tipo de recursos materiales y personales.

Los recursos materiales, bien o mal, van saliendo gracias a un gran esfuerzo por parte de todo el mundo.

Los personales físicamente también los vamos viendo cada día, personalizados en los medios  sanitario, social , político y ciudadano. Los personales emocionales son de los que tenemos más carencia.

El mundo occidental nunca se ha preocupado de la educación emocional. Vivíamos en una sociedad acomodada regida por lo que TENEMOS y no por lo que SOMOS, que es lo más importante en el ser humano.

Todos podemos aprender, si tenemos la suerte de acceder a una formación intelectual, pero la formación emocional está muy olvidada tanto en el ámbito familiar, escolar y de formación superior.

Estamos en unos momentos en que no tenemos herramientas para afrontar lo que nos ha llegado. Quizás podemos acceder a otro puesto de trabajo, podemos reconstruir una empresa o reinventarnos, verbo tan de moda hoy en día, donde la economía ya pasaba momentos complicados, somos muy hábiles en  éstas tareas.

Lo más valioso que podemos obtener de estas vivencias a nivel inter-intra-personal es aprender a cómo las estamos viviendo emocionalmente. Cómo gestionamos el miedo, la angustia, la rabia, la vergüenza, la culpa… Cuando trabajamos las experiencias vividas, siempre, siempre, aprendemos más sobre nosotros y sobre los otros.

Podemos aplicar el aprendizaje en la vida cotidiana ahora y en un futur. Este trabajo se consigue  entrando en la revisión de lo perdido, y nos lleva a conocer los recursos emocionales que tenemos para salir de estas situaciones que vive el mundo.

Ésta es la motivación y el objetivo último de un duelo, salir reforzado para afrontar la nueva vida. Es inteligente entrar en un proceso doloroso, el duelo, para recomponerse tras una pérdida y nos aporta un el valor añadido aumentar nuestro autoconocimiento.

Como dije, las situaciones dolorosas de la vida las dejamos a un lado del camino por creer  que no son importantes y son demasiado dolorosas. Tenemos la creencia que podemos con toda situación que nos presente la vida y, evidentemente, nos desmontamos o pagamos un precio muy alto cuando dicha situación sobrepasa los recursos que tenemos para afrontarla.

En la  pérdida es de un ser querido, nos encontraremos más tiempo en aquellas frases de por qué él, no tocaba, es injusto… Experimentamos mucha rabia contra la vida en general, el personal sanitario, los políticos en general, puesto que la causa ha sido un agente externo desconocido hasta ahora. La situación se agravará por el miedo a nuevos contagios, la situación de confinamiento, las noticias contradictorias sanitarias a escala mundial, debidas también al desconocimiento de este virus, también las correctas e incorrectas informaciones de los medios y las  opiniones de amigos.

Si se vive una pérdida laboral, las emociones que nos invadirán serán las mismas que por un ser querido con intensidad más leve..

En resumen, los duelos por pérdidas en esta pandemia son duelos traumáticos siguiendo la clasificación que hemos especificado. Así pues, poder cerrarlos bien es muy importante para evitar enfermedades psiquiátricas y/o físicas, que pueden producirse al no haber cerrado bien estas pérdidas.

 

Recomendaciones para añadir a la lectura

Duelo Traumático

Dr. Ramón Bayes

Música

Película

Meditación