Cambios vitales

El miedo nos desestabiliza a nivel psicológico, biológico y social.

El miedo nos desestabiliza a nivel psicológico, biológico y social.

El miedo nos desestabiliza a nivel psicológico, biológico y social.

El miedo a la muerte y a la pérdida de trabajo, son los duelos que se presentan en esta situación del Covid 19 por la rapidez y extensión en que se ha presentado, teniendo cobertura mundial y siendo difícil de gestionar su alcance y duración. Estamos viviendo una situación traumática a nivel mundial.

El dolor físico, emocional o mental que sentimos en distintas situaciones de vida nos llevan siempre al miedo por el desequilibrio que se nos presenta entre nuestras capacidades y la situación presente.

El miedo se expresa muchas veces en forma de rabia, ira, vergüenza, incertidumbre, angustia, tristeza, apatía y paralización de acción, es una reacción de supervivencia. Darnos cuenta de ello es el comienzo para poder salir de él y poder comenzar un duelo.

Es bien sabido que las acciones hechas desde un movimiento reactivo están llenas de decisiones y cambios bañados de emociones y pensamientos distorsionados.

El valor añadido de un buen proceso de duelo, nos acompaña a reestructurarnos y reconstruirnos de dichas pérdidas y muchas veces a un cambio de valores de vida.

En los momentos que estamos viviendo por el Covid 19 se presentan duelos de tipo traumático, es decir inesperados, sin estar al lado de las personas que enferman y fallecen y viendo un incierto futuro de puestos de trabajo.

El confinamiento nos lleva a agravar aún más las circunstancias por la incomunicación a la que estamos sometidos.

Tras este preámbulo quiero pediros que si este es un tema importante para vosotros sigáis visitándonos en FaceBook y Twitter, si os encontráis en una situación en la que podamos acompañaros no dudéis en contactarnos.

Cc3 Covid 19

 

Más información:

Libro:

Lectura- La sabiduría de las emociones. Norberto Levy

Vídeos:

Frases célebres:

«No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo» – Epicteto de frigia