Duelo

Etapas del Duelo y Resiliencia

Etapas del Duelo y Resiliencia

Etapas del Duelo y Resiliencia

El sentimiento de pérdida lo hemos sentido muchas veces a lo largo de nuestras vidas, aunque no le hayamos puesto este nombre. Siempre que hayamos perdido alguien o algo hemos pasado por las fases de duelo sin identificarlas por no sernos desconocidas.

La pérdida la siente un bebé cuando pasa a ser un niño, la siente un niño ante muerte de una mascota, el paso de niño a adolescente es también un tiempo de pérdida y suele ser una etapa complicada de relación familiar ya que los cambios son más evidentes, no aprobar exámenes lleva a los mismos sentimientos.

Pérdida de la propia vida, de seres queridos, de trabajo, separación parental y emigración son las pérdidas vitales más importantes por las que pasa el ser humano. Añadimos también las enfermedades graves incurables, enfermos en fases finales de vida y pérdida de alguna parte del cuerpo físico, en estas situaciones no hablamos de duelo sino de acompañamiento a personas en procesos vitales de vida complicados. En estos acompañamientos el trabajo terapéutico es bastante similar al que se hace en un proceso de duelo debido a que las pérdidas están muy presentes en estos pacientes.

Si se trabajara el mundo emocional desde pequeños el duelo sería un proceso de vida más. Habríamos aprendido i aceptado  a convivir con las pérdidas de un modo totalmente natural, disfrutaríamos de la vida con más naturalidad, valoraríamos las ganancias sabiendo disfrutarlas sin aferrarnos a ellas, sabiendo que nada es eterno, y nuestros cambios vitales estarían mejor aceptados, la vida sería más relajada y el miedo, esa gran emoción perturbadora, no tendría tanto poder. Sentiríamos despedirnos de todos y todo lo que queremos con menor sufrimiento del que sentimos hoy en día en que el valor de TENER sobrepasa al de SER.

Algunas de las mayores empresas mundiales ya hace unos años han añadido un nuevo valor en los puestos de trabajo de cargos importantes, la pérdida.

La pérdida de clientes, contratos, objetivos, equipos etc… les hace conocer el valor de la resiliencia de su personal con la idea que éstas sepan recuperarse reforzados después una gran caída en la vida laboral.

Si arriesgamos y perdemos aprendemos nuestras carencias y esto nos hace movernos hacia el futuro con nuevas visiones y valores y con una conciencia más amplía.

PÉRDIDA -> DUELO -> RESILIENCIA. 

 

Resiliencia

Mario Alonso Puig – La mirada al futuro

15 películas para reflexionar sobre la resiliencia

Película- Los tres colores

Música

Publicado en
Publicado en Duelo, Sin categorizar