Cambios vitales

NIÑOS PREMATUROS

NIÑOS PREMATUROS

NIÑOS PREMATUROS

 

PREMATUROS

 

Una mamá de la UCIN es la que ves deambulando por el hospital con una botella de agua, una mochila y cara cansada.

Son madres cuyo destino les ha robado el poder tener su hora sagrada, o, el parto ideal que tanto soñaron.

Son madres de pequeños/as que ya no podían estar dentro de sus cuerpos porque la urgencia así lo requería.

Madres, de guerreros/as incansables por vivir y adaptarse a la jungla, y las mejores alumnas en las situaciones más extremas.

En la UCIN se aprende que una criatura tan pequeña y frágil, lo es solo en su apariencia porque en realidad son leones enjaulados. Una siente que las horas son eternas y los días nunca pasan, 10 gramos de peso de tu pequeño/a es el mejor regalo que te llevas contigo al final del día.

Al principio las alarmas te vuelven loca pero enseguida aprendes a descifrarlas y poco a poco ya no te asustan.

Una aprende, a cambiar pañales minúsculos en forma de pinza con la esperanza de no romper ningún hueso, a poner y sacar al bebé de la incubadora intentando no tirar de ningún cable ni sacar la sonda.

Una aprende, a frotarse y lavarse las manos continuamente como si tuviera un virus mortal.

Una llora desconsoladamente de alegría y felicidad cuando te ponen a tu hijo/a en el pecho.

Una grita de miedo, pánico e incertidumbre cuando las alarmas avisan que algo no va bien.

Sabes el nombre de todos los niños que están allí y estás feliz cuando finalmente les dan el alta.

Das las GRACIAS todo el día y a todas horas por cada avance y progreso de tu pequeño/a.

Una siente que se rompe por dentro cuando se acerca la noche y tienes que dejarlo/a allí en el hospital para ir a casa a ducharte, comer, dormir y así recuperar fuerzas para afrontar el día siguiente.

El camino de las madres en la UCIN es muy duro, largo y angustioso pero la fuerza que nace dentro ellas, es indescriptible y, nunca volverán a ser la misma persona.

La empatía que sientes por otras madres es hermosa porque al mirarla te das cuenta de que ella está en el mismo campo de batalla que tú, y, que su hijo/a es un/a es un/a valiente guerrero/a como el tuyo. Porque están librando la GRAN batalla, la de volver a casa con sus madres.

Gracias hija mía por enseñarme lo que significa luchar!

# 17novembre # día del prematuro # todo se tiñe de morado # 💜💜💜