Cambios vitales

Situaciones a tener en cuenta al elaborar un duelo.

Situaciones a tener en cuenta al elaborar un duelo.

Situaciones a tener en cuenta al elaborar un duelo.

  1. Informar a familia y amigos de la muerte de la persona.
  2. Burocracia necesaria a realizar: Ceremonia, certificado últimas voluntades, baja del registro civil, testamento, baja laboral, cierre cuentas bancarias, seguros, escuela, abonos en actividades subscripciones Ong, revistas etc…
  3. Fechas señaladas, cumpleaños, vacaciones, Navidad.
  4. Lugares especiales que nos unen a la persona.
  5. Todo lo que representa algo de especial en la relación.
  6. Ropa, enseres personales, música, libros, fotos.
  7. Todo aquello que hacía tan especial a la persona para nosotros. Pensar y sentir situaciones íntimas de la relación.
  8. Guardar algunos de sus objetos personales especiales para nosotros hasta que puedas dejarlos en libertad al irte recuperando de la pérdida.
  9. ¿Cómo me muestro con personas simplemente conocidas?

¿Qué me ayuda más no hablarles de lo ocurrido y esconder mis sentimientos o explicarles lo ocurrido?

La repuesta a esta pregunta dependerá mucho del estado en el que estemos en el momento del encuentro. Yo creo y siento que decir la verdad es una gran ayuda.

Estas son las situaciones más difíciles de abordar después de una pérdida. Las dos primeras son acciones automáticas y de debido cumplimiento social y legal. Si no podemos hacerlo personalmente podemos delegar en una persona de nuestra confianza.

Si se hace una ceremonia de despedida, que represente a la persona que se va tal como era dando una visión real de ella secundada por palabras de familiares y amigos que lo estimaban. Utilizar su música, leer algún escrito. Sentiremos una gran calma y paz interior. Las 7 siguientes son las situaciones que nos dan más miedo de encarar y no nos sentimos capaces de lograr.

No hay prisa, cada cual lo hace al ritmo que puede llevar y cuando lo necesita, no hay que forzar. Todos estos puntos nombrados son completamente normales y están descritos muy bien en toda la literatura sobre el duelo.

Ahora es momento de interiorizar y respetar todo aquello que sentimos. Dejar los pensamientos pasar como si fueran nubes en el cielo, si somos capaces cojámonos a los buenos, aunque nos entristezcan y hagan llorar. Necesitamos limpiar esta herida emocional como si fuera una herida física y las lágrimas, la introspección, la buena compañía y sobre todo el dejarnos cuidar son, entre otros que hemos comentado, los mejores desinfectantes y bálsamos que tenemos a nuestro alcance.

Las buenas palabras de los amigos que nos llenan con sus pensamientos defensivos ante la situación y siempre son dichas con la mejor intención, no sirven realmente de mucho, apoyar tan solo con la presencia, el silencio compartido y abrazo acogedor es mucho más íntimo y cálido para ambos.  Hablamos de pensamientos defensivos ya que ellos se sienten aterrorizados al pensar que pueden encontrarse en la misma situación algún dia y somos un gran espejo emocional para ellos.

Repasamos algunas de estas frase por alguien las quiere olvidar.. – Es ley de vida. Ya tenía una edad y ha tenido una vida buena. Era su hora. Suerte que no ha sufrido. Ha estado muy acompañado. Has hecho todo el que has podido. Suerte que has podido decirle adiós. Yo cuando perdí a X hice… Ya verás que te recuperaras pronto.  No tendrías que haberlo visto en el tanatorio así lo recordarías siempre vivo. El tiempo lo cura todo. Tienes que animarte y salir. Vamos a tomar algo. Sal y pasea que te animarás. No te quiero habla de X por qué no quiero hacerte llorar. Distráete y todo irá mejor. ¿Cómo es que todavía no tienes ganas de salir? Tienes que pasar página.- ¿Tantas palabras, son necesarias o es mejor decir, también, la verdad; que comprendes su dolor y que le podrás acompañar a pasar esta terrible experiencia si tus límites personales te lo permiten?

No existe la ley de vida, cuando menos, no es la misma ley a la cual nosotros nos referimos. Las personas mueren cuando mueren y en la edad que sea, solo hay que mirar el mundo en que vivimos.

No puedes pasar página si no has acabado de leerla, no entenderías ni la mitad de lo que explica el relato.

Los conocidos amigos o familiares que no nos hablan de la pérdida logran con ello impedir que nosotros nos abramos a ellos. Hacen sentir que nunca ha existido la persona a la que seguimos, y seguiremos, amando ya que ni tan siquiera podemos nombrarla. La dificultad de no encarar el duelo es de ellos, no nuestra, por lo que no son capaces de acompañarnos en esta situación debido al miedo que sienten frente a ella. Ven una imagen que les horroriza.

Para las situaciones de celebración es bueno prepararse, no dejarlo al azar. Hagamos una celebración diferente, ya que la situación es, también, diferente. Incluyamos a la persona ausente, una flor, una vela, un efecto personal especial, su música… eso nos hace sentir su presencia, que ya no es física, y esa presencia es la que vivirá siempre con nosotros.